5 causas del cabello seco y cómo tratar el cabello seco

El cabello refleja tu personalidad y estilo. Por eso, cuando de repente su aspecto se vuelve apagado y quebradizo, vale la pena resolverlo. A continuación compartimos 5 causas habituales del cabello seco y dañado. Descubre cómo dejar atrás tu cabello seco y lograr un cabello suave y nutrido.


Qué produce el cabello seco:


1. Uso excesivo de utensilios térmicos

Si te encanta el efecto blow-out o no puedes salir sin tu plancha rizadora, aplicar demasiado calor durante el peinado es un factor importante del cabello seco y de aspecto apagado. No uses utensilios térmicos a diario, ya que pueden agredir la humedad natural del cabello. Si el uso de calor es imperativo, prepara tu cabello con un protector térmico, como Garnier Fructis Style Smooth Blow Dry Cream o Garnier Fructis Style Flat Iron Perfector antes del peinado. O apuesta por un peinado secado al aire con una crema de secado al aire, como Garnier Fructis Style Smooth Air Dry Anti-Frizz Cream que puede ayudar a controlar el frizz al secar el cabello.


2. Uso de los productos de cuidado capilar erróneos

Usar un producto para el cuidado del cabello que no está formulado para tu tipo de cabello puede acarrear consecuencias, como la sequedad. Al elegir un shampoo y un acondicionador, lee siempre la etiqueta del producto para el cuidado del cabello antes de finalizar la compra. Evita los que tienen alcohol, que pueden agredir la humedad y los aceites naturales del cabello, y busca productos formulados con aceites nutritivos para el cuidado capilar, como el aceite de aguacate, el aceite de argán o el aceite de coco que ayudan a reparar el cabello seco.


3. Lavado del cabello excesivo

Mantener la higiene capilar adecuada es importante, pero lavar el cabello muy a menudo puede agredir sus aceites naturales, así que limita los lavados. El cabello rizado puede ser más propenso a la sequedad, de modo que para este tipo de cabello 1 o 2 lavados semanales son suficientes. Usa un acondicionador suave y profundo para mantener el aspecto y la sensación de un cabello nutrido. Después del lavado, seca el cabello con toques suaves, sin frotar. Esto ayuda a prevenir la pérdida de humedad adicional.


4. Uso excesivo de tintes y decolorantes

Los químicos abrasivos de los tintes y decolorantes pueden arrastrar los aceites naturales que el cabello necesita para mantener el aspecto brillante y saludable. Si te coloreas el cabello con frecuencia, busca shampoos suaves y acondicionadores formulados especialmente para cabello coloreado. La colección de cuidado del cabello coloreado Whole Blends de Garnier está infusionada con extractos de arándano y aceite de argán y ayuda a proteger el resplandor al cabello coloreado.


5. Factores ambientales

La sobreexposición al sol, el calor extremo, los vientos fríos y la baja humedad pueden afectar de modo negativo a tu cabello. Minimiza el riesgo de daños usando un gorro los días de playa y evita la exposición prolongada a los elementos. En caso de nadar en piscinas con agua clorada, protege tu cabello con un gorro de natación. También debes enjuagarte el cabello antes (e inmediatamente después) de zambullirte para ayudar a impedir que las fibras capilares absorban el agua clorada.


Productos relacionados