Cómo proteger y tratar el cabello dañado

El cabello dañado adopta muchas formas. Puede tener el aspecto de un cabello con frizz y, a menudo, se puede sentir seco o quebradizo al tacto. Además, suelen contar con puntas abiertas y tiene un aspecto apagado, por lo que no se parece en nada a un cabello sano. El cabello dañado es el efecto secundario de procesar el pelo mediante el peinado con calor, la coloración, los tratamientos químicos y el peinado excesivo. ¿La buena noticia? Se puede reparar el cabello para que vuelva a ser suave y brillante. Descubre cómo tratar y proteger el cabello en solo cuatro pasos.


Cómo reparar el cabello dañado


Recórtalo regularmente: Recortar el pelo evita que las puntas abiertas del cabello se desenreden aún más y que la zona del pelo dañado se haga más grande. Corta todo lo que consideres necesario para eliminar el pelo dañado, y trata de recortar el cabello cada dos o tres meses para evitar que se acumule el daño.


Evita el calor a toda costa: Siempre que sea posible, seca el pelo al aire o rízalo con productos capilares sin calor, como los rulos. Cuando utilices herramientas de peinado con calor, prepara tu cabello con un protector térmico como Garnier Fructis Sleek & Smooth Blow Dry Anti-Frizz Cream para minimizar el daño al cabello.


Evita el procesamiento químico: La decoloración, la coloración o el alisado químico pueden suponer un estrés importante para el cabello. (En pocas palabras: rompe las uniones de tu cabello y las vuelve a sellar para fijar el cambio que quieres conseguir). Si tu cabello está dañado, pero quieres teñirlo o alisarlo, habla con tu peluquero sobre opciones más suaves o considera la posibilidad de hacer una dieta de tratamiento capilar. Adoptar la textura natural de tu cabello es la forma más fácil de evitar que se dañe.


Usa el champú y el acondicionador correctos: Tus productos para el cuidado del cabello deben contener ingredientes como aceites naturales y humectantes. Piensa que el aceite de argán, la manteca de karité o el agua de coco pueden hacer maravillas en el cabello seco. Opta por champús y acondicionadores específicamente diseñados para el cabello dañado y añade una mascarilla capilar sin enjuague o de acondicionamiento profundo para ayudar a restaurar el cabello.


El cabello con frizz y el cabello dañado no son tan diferentes. Pero si comprobaste todos los puntos de esta lista y tu cabello continúa con frizz, echa un vistazo a las mejores formas de ayudar a controlar el frizz.


Productos relacionados