Cómo saber si tu piel necesita una mascarilla de láminas

Hay algunos días en los que la piel necesita un impulso extra. Tanto si eres una devota del cuidado de la piel como si eres culpable de irte a la cama de vez en cuando con el maquillaje puesto, encontrarás un uso para las mascarillas de láminas en tu rutina. Son una forma fácil de proporcionar a la piel una hidratación adicional. Pero ten en cuenta que la mascarilla no es para todos los días. Según tu tipo de piel, probablemente solo te colocarás la mascarilla una o dos veces a la semana como máximo, así que es importante elegir los días en los que vas a sacar el máximo provecho de tu mascarilla de láminas. Estos son algunos de los momentos en los que una mascarilla puede hacer mucho bien a tu piel:


Durante el invierno

Cuando tu piel está expuesta a los elementos durante los meses fríos de invierno, quizá notes que se deshidrata, se seca o se descama. Una fórmula de mascarilla de láminas con ácido hialurónico y antioxidantes puede ayudar a reforzar la barrera de hidratación de la piel. Es una buena idea utilizar productos que ayuden a proteger la piel de esos vientos helados de invierno (por no hablar del aire seco de la calefacción) que pueden contribuir a la sequedad de la piel en esta época del año.


Después de una noche larga

El café puede ahuyentar la somnolencia, pero los efectos de una noche larga pueden quedar visibles, como las ojeras, la piel de aspecto apagado y cansado o incluso las bolsas debajo de los ojos. Dedica 15 minutos a ponerte una mascarilla de láminas refrescante y calmante (prueba una formulada con manzanilla) para ayudarte a nutrir y revitalizar la piel, y engañar a tus compañeros de trabajo para que piensen que te salteaste la hora feliz después de todo. Las mascarillas de ojos, o una mascarilla más pequeña diseñada específicamente para centrarse en la zona de los ojos, también pueden ayudar a iluminar visiblemente el aspecto de los ojos.


Para un evento especial

Si quieres lucir un aspecto impecable para un evento próximo, las mascarillas de láminas pueden ayudarte a llevar tu look a otro nivel. “Si tu piel tiene un aspecto apagado, es hora de pensar en una mascarilla”, dice la Dra. Diane Madfes, dermatóloga asesora de Garnier. “La piel tiende a verse instantáneamente rellena de hidratación, por lo que es ideal para usarla antes de una noche especial”.


Con tu rutina de hidratación

Como señala la Dra. Madfes, una de las claves para que la piel tenga un aspecto más terso es la hidratación diaria con una crema hidratante formulada con ingredientes como el ácido hialurónico y la glicerina. Asegúrate de complementar la mascarilla de láminas con una crema hidratante nutritiva como Garnier SkinActive Moisture Bomb Gel-Cream para ayudar a amplificar los beneficios de la mascarilla.


Productos relacionados