¿En qué se diferencian las mascarillas de láminas de las mascarillas en crema?

Las mascarillas son una forma estupenda de ampliar la rutina de cuidado de la piel. Además de la limpieza e hidratación diarias, un régimen periódico de mascarillas puede complementar tu rutina de cuidado de la piel. La mascarilla puede infundir humedad en tu piel. Ya sea una mascarilla de láminas, una mascarilla en crema o una mascarilla de arcilla, cuando está formulada con antioxidantes, puede ayudar a proteger y nutrir tu piel. Además, aportan un beneficio relajante: las mascarillas nos ayudan a reservar tiempo de nuestra agenda ajetreada para relajarnos durante unos minutos más, todo en nombre de una piel bonita. Veamos los tipos básicos de mascarillas que encontrarás en las estanterías:


Mascarilla de láminas

Las mascarillas de láminas son mascarillas de papel impregnadas de suero, normalmente hechas de fibras naturales. Diseñada para adaptarse a tu rostro, una mascarilla de láminas suele formularse para nutrir la piel con ácido hialurónico y antioxidantes hidratantes. Para utilizarla, coloca la mascarilla de láminas sobre el rostro utilizando los recortes de los ojos, la nariz y la boca como guía. El suero ayudará a mantenerlo en su lugar con suavidad. Después de unos 15 minutos, ¡simplemente retíralo y descártalo! Luego, aplica una crema hidratante para ayudar a conservar los beneficios.


Mascarilla limpiadora

Algunas mascarillas no se limitan a nutrir la piel, sino que también actúan como limpiadores para eliminar la suciedad y las impurezas. Garnier SkinActive Clean+ Pore Purifying 2-in-1 Clay Cleanser/Mask puede utilizarse como limpiador purificante o como mascarilla según el tiempo que se deje el producto en la piel. Para una mascarilla que ayude a limpiar la piel en profundidad, humedece las manos y la cara, extiende una fina capa de producto sobre el rostro y déjala actuar durante cinco minutos. Para una limpieza diaria, basta con masajear el limpiador sobre la piel húmeda y enjuagar con agua tibia (¡no caliente!). Tanto si se utiliza como mascarilla o como limpiador, los extractos de carbón vegetal de la fórmula actúan como un imán para ayudar a extraer las impurezas. Asegúrate de seguir con una crema hidratante.


Mascarilla en crema

Las mascarillas en crema tienen muchas formas: mascarillas de caolín, mascarillas antioxidantes, mascarillas diseñadas para iluminar, hidratar, reducir la apariencia de las arrugas o ayudar a combatir las imperfecciones. Elige la mascarilla que mejor se adapte a los problemas de tu piel y extiende una fina capa sobre el rostro limpio. Déjala actuar durante unos minutos, enjuaga y continúa con una crema hidratante.


Mascarilla nocturna

Imagínate la mascarilla nocturna como una crema hidratante de fórmula más espesa, que suele nutrir la piel en profundidad durante toda la noche. Las mascarillas nocturnas son especialmente útiles en los meses de invierno o cuando la piel está expuesta al aire áspero y seco, como en un avión. Garnier SkinActive Miracle Anti-Fatigue Sleeping Cream está formulada con ácido hialurónico para ayudar a hidratar la piel. Aplica esta crema cada noche sobre la piel limpia —incluso puedes utilizarla después de haber colocado una mascarilla de láminas, limpiadora o en crema— y asegúrate de volver a limpiar tu rostro por la mañana.


Productos relacionados