Trucos con agua micelar que cambiarán por completo tu rutina de limpieza

¿Quieres ahorrar tiempo en tu rutina de cuidado de la piel? El agua micelar no es solo un limpiador, sino que mejorará tu rutina diaria de cuidado de la piel. Además de ayudarte a conseguir una piel superlimpia, cumple muchas otras funciones que pueden facilitarte el día e incluso sustituir a otros productos de tu arsenal de cuidado de la piel. El agua micelar y su fórmula única pueden embellecer y refrescar tu piel de diversas maneras. Te indicamos algunas formas en las que quizás no hayas pensado antes.


1. Limpiador

Empecemos por la función más obvia, pero increíblemente útil del agua micelar. El agua micelar puede eliminar por completo cualquier rastro de maquillaje, suciedad, sudor o grasa de tu piel. Lo hace con unas partículas llamadas micelas que atraen la suciedad y las impurezas como un imán y las levantan del rostro. Empapa dos bolas de algodón con agua micelar y luego deslízalas ligeramente por el rostro para limpiarlo. La fórmula eliminará la base de maquillaje, las impurezas e incluso el maquillaje de los ojos de tu rostro. Tu piel se sentirá limpia, hidratada y refrescada sin resecarla. Garnier SkinActive’s Micellar Cleansing Water All-in-1 Makeup Remover and Cleanser es una forma suave de eliminar cualquier producto o suciedad del rostro sin necesidad de frotar con fuerza. Además, la ventaja añadida de no tener que enjuagarlo agiliza el proceso de limpieza.


2. Limpieza de las brochas de maquillaje

Las brochas de maquillaje deben limpiarse regularmente. Esto se debe a que entran en contacto frecuente con nuestra piel y pueden albergar suciedad, aceite y bacterias. El uso de cepillos sucios puede hacer que tu piel se rompa o se irrite, así que intenta limpiarlos como mínimo una vez a la semana. Vierte agua micelar en un recipiente o empapa una almohadilla de algodón y presiona contra las cerdas de los cepillos. Evita la parte metálica, ya que puede dañar tus brochas de maquillaje. De este modo, podrás eliminar fácilmente parte de la suciedad que se acumula en tus brochas de maquillaje. Dado que las brochas de maquillaje deben limpiarse con regularidad, probablemente te convenga llevar un frasco de tamaño de viaje con agua micelar y reservarlo para este fin.


3. Primer paso en la doble limpieza

La doble limpieza es una buena manera de lavar la cara después de un largo día. El agua micelar es estupenda para limpiar la piel por sí sola, pero algunas personas prefieren seguir este paso con un limpiador adicional que se enjuaga para eliminar completamente los restos de maquillaje y grasa, y refrescar la piel. Si tienes la piel grasosa, te recomendamos Garnier SkinActive Micellar Cleanser All-in-One Mattifying, formulado específicamente para eliminar la suciedad y las impurezas de la piel grasosa. Nos gusta seguir el agua micelar con un limpiador formulado con antioxidantes, que pueden ayudar a defender la piel de los radicales libres.


4. Limpiador para después del gimnasio

El agua micelar es perfecta para usarla después de un entrenamiento, ya que no tienes que enjuagar la cara y se desplaza bien. Es muy importante limpiar la piel después de sudar y asegurarte de que la piel esté limpia y fresca después de un entrenamiento caluroso y sudoroso. Micellar Water Makeup Removing Towelettes se formularon con esta idea en mente. Siéntete libre de usarlas tanto antes de sudar, para remover el maquillaje, como después de un entrenamiento, para refrescar el rostro.


5. Utiliza el agua micelar para perfeccionar tu maquillaje

¿Necesitas una pequeña limpieza puntual después de maquillarte? El agua micelar es perfecta para arreglar cosas como un delineador de ojos emborronado, unas cejas demasiado marcadas o los percances del lápiz de labios. Aplica agua micelar en un hisopo y elimina el error de maquillaje fácilmente.


Productos relacionados