El ABC del cabello con frizz: qué produce el frizz

¿Cansada de intentar controlar el frizz? No estás sola. Muchas mujeres deben controlar el frizz todos los días en la que es, cuando menos, una batalla agotadora (y aparentemente interminable). Pero antes de prepararte para la batalla contra el archienemigo de tu cabello (el frizz no deseado), primero deberías tener en cuenta qué puede estar ocasionándolo. Y ahí estamos para ayudarte. A continuación te revelamos 5 posibles causas del cabello con frizz y consejos útiles de cuidado del cabello para un cabello definido y suave de una vez por todas.


¿QUÉ PRODUCE EL FRIZZ?

Antes de entrar en detalles respecto a qué puede provocar el frizz del cabello, es importante conocer cuál es la causa subyacente. El frizz se produce por la falta de hidratación capilar. Esto hace que el cabello busque la humedad del aire que lo rodea, y esta humedad a menudo empeora la situación. Además de las condiciones ambientales y la falta de hidratación del cabello, varios factores pueden dejar el cabello más vulnerable al frizz. A continuación mencionamos algunos.


1. TEMPERATURA DEL AGUA DE LA DUCHA ALTA

El agua demasiado caliente puede provocar una sensación relajante en la ducha, aunque no hace ningún favor a tu cabello (ni a tu piel). Además, puede agredir los aceites naturales del cabello que lo mantienen hidratado y brillante. Ahora que ya sabes que la falta de hidratación capilar ocasiona el frizz, es prudente evitar todo lo que pueda restar a tu cabello sus preciados aceites.


Qué deberías hacer: Usa agua templada, y ahorra agua. Opta por duchas más cortas, con el agua a una temperatura suave. Tu cabello te lo agradecerá más adelante.


2. PEINADO DIARIO CON UTENSILIOS TÉRMICOS

No queremos ser los portadores de malas noticias, pero el uso diario de utensilios térmicos puede agredir la humectación del cabello y ocasionar el frizz. Sin mencionar que estos utensilios también pueden generar problemas de cabello dañado. ¡Maldición!


Qué deberías hacer: Ya sea que uses un secador o una plancha rizadora o alisadora, será mejor que retires esta herramienta de tu arsenal de peinados o, por lo menos, que limites su uso al mínimo. Si el uso de calor es imperativo, asegúrate de aplicar un protector térmico antes y ajustar la temperatura al mínimo.


3. CABELLO LAVADO A DIARIO

No es ningún secreto que los shampoos con espuma abrasiva pueden perjudicar el equilibrio natural del cabello y hacer que el cabello se vea seco, apagado y con frizz. Además, ten en cuenta que no todos los shampoos están elaborados con la misma fórmula. Es muy posible que la fórmula que elijas seque aún más tu cabello.


Qué deberías hacer: En lugar de usar shampoo a diario, hazlo solo 2-3 veces a la semana, según tu tipo de cabello. Incorpora también un shampoo o un acondicionador hidratante para ayudar aún más a combatir el frizz. La hidratación adicional puede ayudar a sellar la cutícula de la fibra capilar, que será menos susceptible al frizz.


4. PUNTAS DEL CABELLO DAÑADAS

¿Tienes las puntas abiertas y quebradizas? El cabello dañado es la antesala del frizz. Además, mientras más tiempo tengas las puntas abiertas, más probable que el daño ascienda por las fibras capilares y ocasione un mayor deterioro.


Qué deberías hacer: Córtate el pelo con frecuencia (cada 6-8 semanas) para mantener una apariencia y una sensación óptimas. Aplica también un aceite o sérum capilar, como Garnier Sleek & Shine Anti-Frizz Serum, en las puntas.


5. CABELLO SECADO CON UNA TOALLA ÁSPERA

Envolver el cabello en una toalla de baño abrasiva puede eliminar la humedad del cabello rápidamente y provocar frizz. Si tienes el cabello rizado, esta fricción también puede ocasionar bucles deformados y mechones apelmazados.


Qué deberías hacer: Opta por secar el cabello con una toalla de microfibra. Puede ayudar a controlar el frizz y reducir el daño ocasionado por un secado incorrecto.


Si bien la adopción de estos métodos puede favorecer el control del frizz, nadie es inmune a los malos días del cabello. Los días en que los niveles de humedad son más altos de lo normal, recoge el cabello en una trenza o un chongo divertido para ayudar a reducir el frizz ocasionado por el viento y las condiciones meteorológicas antes de salir. El peinado ligero del cabello húmedo también puede contribuir a sellarlo y evitar que la humedad acarree frizz.


Productos relacionados