La manera en que el alcohol, los parabenos y las fragancias pueden afectar a la piel sensible

El alcohol, los parabenos y las fragancias están presentes en muchos productos del mercado del cuidado de la piel. Es muy probable que hayas utilizado o tengas un producto para el cuidado de la piel que contenga estos ingredientes. Pueden desempeñar funciones beneficiosas en cremas hidratantes, limpiadores y mucho más: pueden prolongar la vida útil de tu producto, producir un acabado ligero en la piel o mejorar el aroma del producto para que la experiencia de uso sea más sensorial. Sin embargo, en ciertos tipos de piel, estos tres ingredientes pueden causar molestias, irritación y manchas. Vamos a ver por qué los productos para el cuidado de la piel contienen estos tres ingredientes, y por qué deberías evitarlos si tienes la piel sensible.


Parabenos

El uso de parabenos en los productos cosméticos es muy extendido, ya que pueden ayudar a prolongar la integridad y la vida útil de tu producto de cuidado de la piel. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés), “químicamente, los parabenos son ésteres del ácido p-hidroxibenzoico. Los parabenos más utilizados en los productos cosméticos son el metilparabeno, el propilparabeno y el butilparabeno. Por lo general, se utiliza más de un parabeno en un producto, y, a menudo, se utilizan en combinación con otros tipos de conservantes para proporcionar preservación contra una amplia gama de microorganismos”.


En muy raras ocasiones, los parabenos afectan negativamente a la piel sensible y provocan reacciones adversas como enrojecimiento, irritación o brotes. Existen muchos productos con parabenos en niveles bajos. Como consumidor, puedes evitar los parabenos por completo para ir a lo seguro.


“Los parabenos se utilizan como conservantes”, afirma la Dra. Angelike Galdi, asesora científica en jefe de los laboratorios de cuidado de la piel de Garnier SkinActive. “Evitan que los productos para el cuidado de la piel desarrollen bacterias, hongos y otros microbios. Los parabenos se utilizan en niveles muy bajos y, por lo general, no deberían afectar a la piel. Existen otros conservantes además de los parabenos, por lo que, en función de las preferencias de los consumidores, pueden elegir productos sin parabenos”.


Alcoholes

Los alcoholes se utilizan en muchos productos para el cuidado de la piel, aunque no siempre son del mismo tipo. Hay alcoholes simples, como el isopropílico o el etanol, y alcoholes grasos, que son más espesos y tienen nombres como el cetílico o el behenílico. Los alcoholes grasos derivan de los aceites y pueden tener cualidades hidratantes en la piel. Los alcoholes simples son derivados de azúcares y almidones, y tienen funciones antisépticas y antibacterianas. También pueden acelerar la rapidez con la que un producto se seca en la piel.


Los alcoholes simples pueden resecar tu piel y también perjudicar su función de barrera, especialmente si tu piel ya está debilitada, seca o sensible. “El alcohol deshidrata la piel por la evaporación del agua y la descomposición de los lípidos de la capa superior de nuestra piel”, dice la dermatóloga asesora de Garnier, la Dra. Diane Madfes. “Esto provoca una alteración del soporte epidérmico y un aumento de la sensibilidad de la piel”.


Fragancia

La fragancia se añade a muchos productos para que tengan un aroma agradable para el consumidor o para enmascarar olores desagradables en un producto. La fragancia también puede utilizarse en productos para mejorar el estado de ánimo, estimular, energizar o calmar.


Según la FDA, “algunas personas pueden ser alérgicas o sensibles a ciertos ingredientes presentes en cosméticos, alimentos y otros productos, aunque estos sean seguros para la mayoría. Algunos componentes de las fórmulas con fragancia pueden causar reacciones alérgicas o susceptibilidad en algunas personas”.


Las fragancias pueden afectar negativamente a ciertos tipos de piel, pero hay formas de protegerla de las irritaciones. Deberás tomar algunas precauciones adicionales si tienes la piel sensible.


“Las fragancias pueden ser irritantes y estimulan la liberación de mediadores inflamatorios que provocan enrojecimiento, picor de la piel y, a veces, urticaria”, dice la Dra. Madfes. “No todas las fragancias causan el mismo nivel de irritación. La piel seca es definitivamente más susceptible a las reacciones de irritación. Si tienes dudas, prueba el producto en una zona pequeña del brazo todos los días durante una semana. Si no observas ninguna reacción, es probable que puedas usarlo en el rostro”.


Ten cuidado y no olvides hacer una prueba de parche si tu piel se irrita con frecuencia o es propensa a los brotes.


Productos sin alcohol, parabenos ni fragancias para piel sensible

Si tu piel es sensible y reacciona fácilmente a estos ingredientes, hay muchos productos que puedes utilizar que no contienen alcohol, parabenos ni fragancias. Cuando se trata de un limpiador, el mejor es el que no reseca la piel, no irrita el cutis ni daña la función de barrera. Garnier SkinActive Micellar Cleansing Water es apta para la piel sensible inclusive. Elimina el maquillaje y limpia la piel sin necesidad de enjuagar ni frotar con fuerza. Siempre hay que seguir la limpieza con la hidratación. Garnier SkinActive Moisture Rescue Actively Hydrating Daily Lotion Fragrance-Free SPF 15 está formulada sin fragancias e hidratará tu piel sin irritarla. La piel sensible se sentirá más fuerte y tendrá un aspecto más saludable. Si utilizas los productos adecuados y evitas los ingredientes que pueden dañar tu piel sensible, evitarás la tirantez, la descamación y la irritación de tu piel.


Rutina de cuidado de la piel sin perfumes ni alcohol


1. Limpieza

Es importante limpiar la piel por las mañanas y por las noches. A veces, las personas con piel sensible evitan la limpieza por miedo a que se broten. Si tu piel es sensible a ingredientes como las fragancias o el alcohol, aún puedes encontrar productos que limpien fácilmente tu piel sin que la sientas tirante o irritada. Un gran limpiador sin alcohol ni perfume es Garnier SkinActive Micellar Cleansing Water, que disuelve fácilmente la suciedad, el maquillaje y la grasa de tu rostro. Basta con aplicar la loción limpiadora en dos almohadillas de algodón y pasarlas suavemente por el rostro, sin necesidad de agua ni enjuague. Contiene agentes limpiadores potentes, capaces de disolver el rímel a prueba de agua y las impurezas sin irritar la piel. Utiliza este limpiador por la mañana y por la noche para limpiar la piel sin dañarla.


2. Bruma

Una forma estupenda de refrescar y enfriar la piel sensible a lo largo del día es con una bruma calmante. Utilízala después de la limpieza o llévala contigo para relajar la piel o a lo largo del día. Puede ser una buena manera de obtener humectación adicional antes de la hidratación, especialmente si tienes la piel seca y sensible. Solo asegúrate de aplicar una crema hidratante poco después de rociar la bruma para capturar las partículas de agua en tu piel.


3. Crema hidratante

Para la piel sensible, es importante encontrar una crema hidratante que pueda hidratar y humectar, pero que no irrite tu piel por contener fragancias. Garnier SkinActive Moisture Rescue Actively Hydrating Daily Lotion Fragrance-Free SPF 15 tiene una fórmula hidratante no comedogénica compatible con los tipos de piel sensible. Su fórmula contiene glicerina, que ayuda a reforzar la barrera de la piel para protegerla de la pérdida de humedad, y puede mantener el cutis hidratado durante todo el día. Utiliza este producto por las mañanas antes de salir a la calle, ya que protegerá tu piel del sol. El sol puede desencadenar brotes e irritación en la piel sensible y, con este producto, estarás previniendo el envejecimiento prematuro, las quemaduras solares y el efecto negativo del sol en tu piel sensible.


4. ¿Debes exfoliarte?

La exfoliación con un producto penetrante o abrasivo puede causar estragos en la piel sensible, ya que puede provocar irritación, enrojecimiento e inflamación. Esto es especialmente cierto en el caso de los productos muy granulados y que contienen cristales, arenas o sales, que pueden dañar la piel sensible. En su lugar, elige ingredientes más exfoliantes, como la avena o el arroz. Los exfoliantes con estos ingredientes eliminan suavemente las células muertas, la suciedad y la mugre de la piel sin dañar la delicada función de barrera de la piel ni irritarla. Otra opción para exfoliar la piel sensible es utilizar un exfoliante químico en lugar de un exfoliante mecánico, que puede irritar la piel. Busca un producto suave con ácidos o enzimas formulado para piel sensible en particular; idealmente un producto sin perfumes. Aplícalo sobre la piel húmeda y déjalo actuar durante el tiempo indicado en el envase; luego, lávalo suavemente con agua tibia. Tu piel debe sentirse suave y fresca después de la exfoliación. Sin embargo, si se siente irritada o tensa, es posible que tengas un producto demasiado abrasivo para tu piel sensible. Puede ser difícil encontrar un producto que sea lo suficientemente suave para tu piel, especialmente si tienes una piel muy sensible. Una vez que encuentres un producto que te convenga, utilízalo una o dos veces por semana para que tu piel esté más radiante y luminosa. Puede ayudar a que tu cutis se vea más energizado y con un tono más uniforme.


Productos relacionados