Cómo calmar la piel sensible irritada

La piel sensible reacciona con facilidad ante una gran variedad de factores como el clima, los productos y las hormonas. Las reacciones pueden variar desde una ligera irritación hasta el enrojecimiento y la resequedad, o incluso problemas más serios como la rosácea y la descamación. El uso de los productos equivocados puede empeorar la inflamación de la piel sensible. Los problemas personales, como el estrés y la ansiedad, también pueden exacerbar esta condición. Si tu piel es sensible y propensa a la irritación, te enseñaremos varios métodos para ayudar a calmar tu piel.


Elimina los disparadores

La mejor manera de calmar la piel sensible es evitar que se irrite. Presta atención a los alimentos, bebidas y factores ambientales específicos que puede provocar una reacción en tu piel. Si hay un alimento que hace que se te enrojezca la piel, intenta evitarlo o sustituirlo. Los alimentos como lácteos, azúcar, carne y grasas saturadas pueden ser disparadores. Busca seguir una dieta rica en antioxidantes con muchas verduras de hoja y vegetales. En lo que respecta a las bebidas, los refrescos azucarados, el café y el alcohol también pueden ser disparadores para la irritación y sensibilidad de la piel. Intenta limitar su consumo y considéralos como indulgencias más que bebidas esenciales. El agua, las infusiones o tisanas y los jugos de fruta son tus mejores opciones.


Bruma para calmar

Si tu piel comienza a reaccionar, puedes contrarrestar la sensación de calor y enrojecimiento con una bruma para calmar. Usa un producto a base de agua con cualidades calmantes y fórmulas con aceite de lavanda, pepino o caléndula, que hidratan y calman y logran que tu piel se sienta y se vea mejor con unas cuantas vaporizaciones. Mantén a mano una bruma, en especial en situaciones de irritabilidad para la piel como después de hacer ejercicio, en el avión o en climas extremadamente calientes. Después de rociar la bruma aplica un humectante para que tu piel se mantenga hidratada después de que se evapore el agua.


Humectante calmante

Si tienes la piel sensible debes usar productos con un mínimo de ingredientes. Lo más importante es asegurarte de que tu humectante no tenga fragancia ni contenga alcohol, y además debe ser no comedogénico. Busca productos que contengan ceramidas y con cualidades restauradoras. La regularidad también es muy importante para las pieles que se irritan fácilmente. Cuando encuentres un producto que le cae bien a tu piel, debes mantener un stock en tu gabinete de belleza para no interrumpir su uso.


La alternativa ecológica

El verde ecológico debe ser tu color favorito cuando se trata de calmar tu piel. El primero es el té verde. Puedes conseguir limpiadores, tónicos y humectantes con este ingrediente para calmar tu piel. O también puedes preparar un tónico en casa con algunas bolsitas de té: déjalas reposar, espera a que se enfríe el agua, humedece una toallita y colócala sobre tu rostro durante algunos minutos. Así lograrás un efecto refrescante y restaurador para tu piel. El verde también te puede ayudar a esconder el enrojecimiento con una preparadora de base verde. Cuando tu piel está muy irritada, esta es una buena manera de preparar la piel para poder aplicar la base de maquillaje.


Limpia y exfolia suavemente

La limpieza y la exfoliación son muy importantes para mantener la piel sana, pero también pueden provocar la irritación. Si usas un limpiador con fragancia o con alcohol, puedes causar irritación. Para la exfoliación debes evitar productos con una calidad granulosa y áspera que contengan arena o cristales. Estos productos son demasiado hostiles y pueden provocar la irritación. Para eliminar las células muertas de la superficie de tu piel, busca productos con antioxidantes y ácidos suaves que eliminen la capa superficial sin agredir la piel. Recomendamos Garnier SkinActive’s Clean+ Gentle Clarifying Cleansing Gel, un producto diseñado específicamente para piel sensible que tiene una textura refrescante que limpia y restaura la piel. También existen las toallitas para llevar para piel sensible, que ayudan a limpiar y calmar la piel.


Productos relacionados