Poros grandes: la mejor rutina de cuidado de la piel para ti

Cada vez que te miras en el espejo, ¿tus ojos se dirigen de inmediato a tus poros dilatados? Los poros dilatados pueden ser una fuente de gran frustración en lo que respecta a la piel, ya que son difíciles de minimizar. Sin embargo, se puede reducir la apariencia de los poros con el cuidado adecuado de la piel, aunque llevará tiempo. Descubre todo lo que hay que saber sobre por qué tienes los poros dilatados y cómo abordar la cuestión en este artículo. ¡Tendrás una piel suave en poco tiempo!


¿Qué causa los poros dilatados?

Los poros dilatados son el resultado de la producción de demasiada oleosidad en la piel. Las hormonas regulan la cantidad de aceite que pasa por cada poro y, con una producción normal, este sale fácilmente del poro. Sin embargo, si se produce demasiado aceite, este se combina con las células muertas de la piel, obstruye los poros y hace que se vean más grandes.


¿Cómo se puede reducir la apariencia de los poros dilatados?

Para minimizar visiblemente tus poros, tienes que ser consciente de tu rutina de cuidado de la piel y de los factores externos que pueden afectar a tu piel.


Consejo n.º 1: consigue el régimen adecuado de cuidado de la piel

Es importante regular el sebo (materia grasa/cerosa de los poros que impermeabiliza la piel) y la producción de aceite en los poros. Comprueba dos veces los productos que tienes para asegurarte de que dicen “no comedogénico”, lo que significa que no obstruirán tus poros. Evita los productos demasiado emolientes (es decir, cremosos) o grasos, ya que pueden obstruir los poros.


Usa un limpiador suave que elimine las impurezas sin dejar la piel en mal estado. Recomendamos los limpiadores con carbón vegetal como el gel limpiador Garnier's Clean + Shine Control, que contiene carbón vegetal y elimina la acumulación en los poros como un imán. También incluye ácido salicílico, que elimina suavemente las células muertas de la piel y exfolia los poros de tu piel, lo que asegura una limpieza profunda y exhaustiva.


Intenta evitar el uso de un limpiador abrasivo, porque puede hacer que tus poros produzcan más aceite para equilibrar la sequedad, lo cual es lo contrario a lo que quieres.


Consejo n.º 2: exfóliate al menos una vez a la semana

Como mencionamos antes, las células muertas de la piel son parte de la razón por la que tus poros se agrandan, así que intenta exfoliar tu piel al menos una vez a la semana para asegurarte de que esas células se eliminen de la superficie de tu rostro. Eliminar regularmente las células muertas de la piel hará que no se dilaten los poros y aumentará su prominencia. Puedes utilizar algo tan sencillo como una toallita húmeda: basta con frotarla suavemente sobre la piel para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. Te recomendamos que utilices una toallita limpia después de cada uso para evitar que las bacterias y las células muertas eliminadas de la piel se transfieran de nuevo a tu rostro. Como alternativa, también puedes utilizar un exfoliante suave con enzimas de frutas, que también ayuda a reducir la apariencia de los poros en tu rostro.


Consejo n.º 3: utilizar antioxidantes

El retinol (una forma de vitamina A) es una gran herramienta en la lucha contra los poros dilatados, porque tiene un efecto exfoliante y de limpieza profunda en el funcionamiento de los poros. La vitamina C también es un ingrediente eficaz. Úsala en un suero antes de aplicar una crema hidratante ligera y no comedogénica.


Consejo n.º 4: no te toques la cara

Aunque es tentador tocarse la cara de vez en cuando, intenta evitarlo, porque los dedos transfieren la suciedad y los aceites, lo que puede favorecer la aparición de imperfecciones. Además, no te escarbes ni intentes desobstruir los poros con las manos bajo ningún concepto. Puedes dañar tu piel y provocar que tus poros se agranden permanentemente.


Consejo n.º 5: utiliza una mascarilla de arcilla de secado

Una mascarilla de arcilla hecha con caolín es una forma estupenda de reducir la apariencia de los poros, especialmente si tienes la piel muy grasosa. Utilízala una o dos veces por semana, según las indicaciones, para eliminar el exceso de oleosidad y reducir la apariencia de los poros.


Siguiendo estas recomendaciones, puedes cambiar el aspecto de tus poros de grandes y cargados a discretos y delicados. Se acabó el mirarse al espejo y quejarse de los poros cuando adoptes estos consejos en tu rutina de cuidado de la piel.