Nos vemos, poros: cómo cuidar los poros si tienes la piel grasosa

¿Qué es lo primero que notas cuando te miras en el espejo? Si tu respuesta es los poros, entonces podemos suponer que no estás contenta con su tamaño (a menos, por supuesto, que tengas poros diminutos y perfectos, en cuyo caso, te felicitamos). Los poros dilatados pueden ser frustrantes y difíciles de tratar. Sin embargo, se puede reducir la apariencia de los poros con una rutina de cuidado de la piel adecuada y un poco de tiempo. En este artículo, te explicamos por qué tienes los poros dilatados y te damos una pauta de cómo cuidarlos.


¿Por qué se agrandan los poros?

Tus poros se agrandan cuando producen demasiado aceite. Cuando la producción de aceite es normal, este fluye fácilmente del poro, pero si se produce demasiado, se fusiona con las células muertas de la piel, lo que provoca una obstrucción. Esto, a su vez, hace que el poro se agrande. Las hormonas regulan la cantidad de aceite que pasa por cada poro.


¿Cómo puedes dejar de sufrir los poros dilatados?

La buena noticia es que los poros dilatados son manejables; la mala es que puede llevar algún tiempo. Si tienes una buena rutina de cuidado de la piel y te mantienes al tanto de los factores externos que puedan afectar a tu piel, puedes conseguir unos poros perfectos.


Paso n.º 1: la rutina correcta de cuidado de la piel

Debes regular el sebo (la materia grasa/cerosa de los poros que impermeabiliza la piel) y la producción de aceite en los poros para que no se agranden. Asegúrate de utilizar productos no comedogénicos; es decir, que no obstruyan tus poros. Evita los productos extremadamente ricos en aceites o grasos, ya que también provocarán la obstrucción de los poros.


A continuación, es el momento de la limpieza. Utiliza un limpiador suave que elimine la suciedad y el maquillaje sin dejar la piel en mal estado. Los limpiadores como el gel limpiador Garnier SkinActive’s Clean+ Shine Control son estupendos. El limpiador de Garnier contiene carbón vegetal, que atrae las impurezas como un imán. Este limpiador también contiene ácido salicílico, que elimina suavemente las células muertas de la superficie y exfolia los poros de la piel. El uso de este producto ayudará a reducir la apariencia de los poros.


No utilices un limpiador abrasivo que reseque tu piel, porque esto hará que tus poros produzcan más aceite para compensar la sequedad, una razón clave por la que tus poros están agrandados desde el principio. Evita esto a toda costa.


Consejo n.º 2: exfoliar

Las células muertas de la piel son parte de la razón por la que los poros se agrandan. Asegurarse de limpiar la piel con regularidad hará que los poros se reduzcan. Utiliza una crema o gel exfoliante una vez a la semana para eliminar las células muertas que se acumulan en la superficie de tu piel. Un exfoliante suave con enzimas de frutas te ayudará. También puedes utilizar una toallita húmeda para exfoliar; frótala suavemente sobre la piel con movimientos circulares para eliminar las células muertas de la superficie. Te recomendamos que cambies las toallitas después de cada uso para que no masajees los aceites atrapados en la tela de la toalla sobre tu piel, lo que aumenta la productividad de los aceites.


Consejo n.º 3: antioxidantes

El retinol o el pro-retinol son excelentes en la lucha contra los poros de aspecto dilatado. La vitamina C también puede minimizar el aspecto de los poros dilatados. Úsala en un suero antes de aplicar una crema hidratante ligera.


Consejo n.º 4: evita tocarte la cara

No te toques la cara bajo ninguna circunstancia: es probable que tus dedos estén aceitosos o sucios, lo que puede favorecer la aparición de imperfecciones en tu rostro. Además, no te escarbes ni intentes eliminar los puntos negros de los poros con las manos bajo ninguna circunstancia. Puedes dañar tu piel y hacer que los poros se vean dilatados.


Consejo n.º 5: utiliza una mascarilla de arcilla de secado

Utiliza una mascarilla de arcilla con caolín para minimizar la apariencia de los poros, especialmente si tienes la piel muy grasosa. Utilízala una o dos veces por semana para eliminar el exceso de oleosidad y suavizar los poros. Sigue esto con una crema hidratante.


Con esta rutina de cuidado de la piel, tus poros dilatados deberían empezar a volver a la normalidad con el tiempo.


Productos relacionados