¿Podrías estar hidratando la piel en exceso?

Es imposible exagerar las virtudes del hidratante: todos los tipos de piel necesitan hidratación y la mejor manera de lograrlo es usar un hidratante. Sin embargo, los excesos, aunque sean de algo bueno, pueden ser malos. Por eso debemos preguntarnos: ¿es posible hidratar la piel en exceso? De ser así, ¿qué efecto puede tener en tu piel el exceso de hidratación? A continuación responderemos a estas preguntas y muchas más.


¿Es posible usar demasiado humectante?

Vayamos al grano: sí, es posible usar demasiado. Los humectantes faciales tienen una fórmula concentrada, y cuando aplicas más no obtienes un mejor resultado. A veces incluso sucede lo contrario. Cuando aplicas el humectante, tu piel debe absorberlo por completo y este proceso no debe tardar demasiado. Además, el producto debe durarte varios meses, no algunas semanas. Si lo gastas muy rápido significa que estás usando demasiado. Poros obstruidos, puntos negros, piel irregular y exceso de grasa son signos de que podrías estar usando demasiado humectante.


¿Cuáles son los efectos de la hidratación excesiva?

Hidratar tu piel es muy importante, pero si te excedes puedes causar un efecto negativo en tu piel. Si usas demasiado humectante, con el tiempo tu piel se puede tornar perezosa y producir menos humedad de manera natural. El exceso le hace creer a tu piel que tiene suficiente agua, lípidos y proteínas (los pilares de la piel) y que por lo tanto puede ralentizar la producción de estos importantes nutrientes. Esto puede convertirse en un círculo vicioso en el que tu piel luce seca porque ya no produce los nutrientes necesarios, haciendo que la hidrates aun más.


¿Cómo evitar la hidratación excesiva?

Una manera correcta de usar el humectante sin exagerar y de manera eficaz es asegurándote de que tu piel no esté cubierta por células muertas. La piel muerta hace más difícil que tu piel absorba la humedad, así que es crucial eliminar esta capa. Puedes usar un exfoliante suave por lo menos una vez a la semana para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. A continuación, aplica una cantidad pequeña del mejor humectante para tu tipo de piel y asegúrate de que lo absorba completamente. Evita estimular excesivamente y sofocar tu piel con una cantidad exagerada de producto. ¡Una pequeña cantidad del producto adecuado puede llegar lejos en el camino para conseguir una piel saludable!


Productos relacionados