¿Deberías usar un gel hidratante?

¿Sientes intriga por los geles hidratantes? ¡Así debería ser! Los geles hidratantes son compatibles con la mayoría de los tipos de pieles y ofrecen un conjunto de beneficios únicos. Algunas personas prefieren la textura de un gel hidratante a una crema o un aceite por su consistencia ligera y su sensación fresca sobre la piel. Los geles hidratantes también pueden ayudar a mejorar el aspecto de la piel de muchas maneras. Descubre qué diferencia a los geles hidratantes de otros hidratantes y si deberías usar uno en tu rutina de cuidado de la piel. ¡Un gel hidratante puede ser el mejor hidratante para tu tipo de piel!


¿Qué son los geles hidratantes?

Los geles hidratantes son lociones a base de agua, de textura ligera y fácil absorción en la piel. Contienen menos emolientes y aceites que los hidratantes a base de crema. Los geles hidratantes son compatibles con muchos tipos de piel, pero normalmente la ausencia de aceite los convierte en la opción más compatible para la piel grasa y mixta. Esto se debe a que no añaden grasa adicional a la piel. Por el contrario, hidratan y humectan la piel sin dejar una película ni residuos, algo esencial para los tipos de piel grasa, que son más propensos al brillo. Muchos geles hidratantes están formulados con ácido hialurónico, que puede hidratar profundamente la piel.


¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico está muy presente en los productos para el cuidado de la piel, pero ¿qué hace exactamente? «El ácido hialurónico es un potente hidratante que ayuda a regular los niveles de humectación de la piel», explica el Dr. Angelike Galdi PhD, asesor científico principal de los laboratorios SkinActive para cuidado de la piel de Garnier. «Con la edad, la piel experimenta una disminución gradual de los niveles de ácido hialurónico, una reducción en el tamaño de los ácidos y una pérdida de la funcionalidad del ácido hialurónico. Los factores extrínsecos, como el exceso de rayos UV, generan especies reactivas de oxígeno que pueden dañar al ácido hialurónico y exacerbar estos procesos. El resultado es una disminución en el contenido de agua, lo que afecta directamente las propiedades biomecánicas de la piel madura y contribuye a la pérdida de elasticidad, firmeza, y volumen y relleno en general.»


¿Qué son las cremas en gel?

Las cremas en gel son otro producto del mercado que puede ayudar a hidratar la piel, aunque puede ser difícil que el cliente sepa cuál es exactamente la diferencia entre un gel y una crema en gel.


«Una crema en gel es una fórmula de textura híbrida, entre un gel y una crema», explica el Dr. Galdi. «Es una solución para quienes buscan una textura más rica y nutritiva que la de un gel, pero más ligera y refrescante que la de una crema. Las cremas en gel pueden ser indicadas para todos los tipos de piel. Para asegurarte, lee la etiqueta del producto final.»


Beneficios de los hidratantes a base de gel


1. Textura no grasa

Si tienes la piel grasa o no te gusta la sensación espesa de la crema en el rostro, los hidratantes en gel pueden humectar sin dejar una película. «La mayoría de los hidratantes en gel están formulados con ácido hialurónico, un mayor contenido de agua y glicerina», explica la dermatóloga asesora de Garnier Dra. Diane Madfes. «Son perfectos para personas con piel grasa o que necesiten un hidratante más suave cuando el tiempo sea más cálido.» El hidratante a base de gel se absorbe fácilmente en la piel, así que no tendrás que esperar hasta que la piel se seque o luzca mate.


2. Refrescar

¿Te encanta la sensación refrescante que sientes al lavarte el rostro? A veces, continuar la rutina con una crema pesada y emoliente elimina esa sensación y deja un efecto pesado en la piel. Puesto que los hidratantes en gel se han elaborado, en gran medida, a base de agua, permiten prolongar esa sensación refrescante del rostro recién lavado. Esto resulta particularmente útil en el verano, cuando las temperaturas son más altas y deseas mantener la piel ligera.


3. Hidratar

La piel deshidratada es una piel que carece de agua en lugar de grasa y, como los hidratantes en gel son a base de agua, pueden colmarla de hidratación. Especialmente si están formulados con ácido hialurónico, que aumenta la retención de agua en la piel.


4. Redensificar

Además de humectar, los hidratantes en gel también pueden producir un efecto redensificante en la piel, que se verá revitalizada, rejuvenecida y con líneas finas menos visibles. Un excelente ejemplo es Garnier SkinActive Miracle Anti-Fatigue Wake-Up Hydra-Gel Moisturizer. Formulado con un 15 por ciento de hidraglicerina (un conocido humectante), ácido hialurónico y un complejo antioxidante de bayas silvestres y vitaminas C y E, puede hacer que la piel se vea fresca y rejuvenecida con una apariencia saludable y resplandeciente. Úsalo para hidratar y redensificar el aspecto de la piel.


5. No se corre

Los hidratantes espesos o aceitosos a veces «resbalan» sobre la piel en lugar de penetrar en ella. Los hidratantes en gel se absorben fácilmente y dejan pocos residuos, algo útil a la hora de salir. También crean la base perfecta para la piel si quieres que la tez de tu piel esté hidratada antes de aplicar el maquillaje. Garnier SkinActive Moisture Rescue Refreshing Gel-Cream for Dry Skin hidrata y reduce las asperezas de la piel seca. Úsalo antes de aplicar un corrector, una base de maquillaje o una BB Cream para conseguir una tez suave y crear una base hidratada para el maquillaje.


6. Calmar

Una crema en gel puede dar una sensación de alivio, especialmente después de pasar un día al sol, después de entrenar o los días de altas temperaturas. Un beneficio adicional es colocar el hidratante en gel en el refrigerador para conseguir una inyección de frío adicional y refrescar la piel un día de calor en el verano.


7. Compatible con la piel sensible

Si tu piel se inflama fácilmente, un hidratante en gel también es perfecto para ti. Úsalo para calmar y enfriar la piel sensible y para potenciar la hidratación.


8. Ideal para el verano

Muchas personas huyen de las cremas espesas durante el verano. Cuando la temperatura sube es mejor usar un producto más ligero y refrescante que una crema. Usa un hidratante en gel si quieres una piel con aspecto fresco y sin residuos, pero también quieres un producto que pueda soportar las altas temperaturas sin generar un caos de grasa en el rostro.


Rutina de cuidado de la piel con un hidratante en gel


¿Lista para incorporar un hidratante en gel a tu rutina de cuidado de la piel? Asegúrate de aplicar el hidratante en gel sobre la piel recién lavada. Recuerda hidratar tu piel 2 veces al día para mantenerla en los niveles ideales de humectación, preservar la función de barrera y aportarle un aspecto saludable.


1. Limpiar para purificar la piel

Por la mañana o por la noche, la limpieza tiene como objetivo conseguir una base limpia al empezar o terminar el día.


Durante el día, la piel está expuesta a radicales libres y suciedad. Con el maquillaje, la piel suda y es fundamental limpiarte el rostro por la noche. Después de lavar la piel o usar un limpiador sin agua, como una loción limpiadora o en qué se diferencia la limpieza con agua micelar de otros limpiadores, tendrás una tez limpia sobre la cual aplicar tu hidratante a base de gel.


Por la noche (incluso si te acuestas con la piel limpia e hidratada), se acumulan células muertas, sudor y grasa en la piel. Por la mañana, elimina todo eso y revela una piel fresca y limpia, a punto para afrontar el día.


2. Hidratar con un hidratante en gel

Ahora que tu piel está limpia, puedes aplicarte el hidratante en gel. Garnier SkinActive Moisture Rescue Refreshing Gel-Cream for Normal/Combination Skin es un hidratante de textura ligera que mantiene la piel hidratada por hasta 24 horas. Puede ayudar a conseguir una apariencia y una sensación de piel más saludable al añadir la hidratación necesaria. Aplica la crema en gel con movimientos circulares en la frente, las mejillas y la nariz hasta la plena absorción del producto. También deberías aplicar el hidratante en el cuello y el pecho para asegurarte de que estas zonas delicadas también estén hidratadas. Si aplicas este producto por la noche, ya estás lista. Si este hidratante en gel forma parte de tu rutina matutina, asegúrate de seguir este paso con un hidratante con SPF, un hidratante con SPF con color o una BB Cream con SPF de día para proteger la piel del daño solar. Un hidratante en gel puede crear la base perfecta para aplicar cualquier producto de maquillaje, puesto que se seca rápidamente y no deja residuos. Tu piel estará redensificada, hidratada y refrescada.


Los hidratantes en gel son una excelente forma de hidratar la piel si tienes piel grasa, si quieres probar un producto ligero durante la primavera o el verano, o si quieres hidratar la piel. Hay una variedad de fórmulas para todos los tipos de piel (incluso para la piel seca), así que deberías poder incorporar fácilmente un hidratante en gel a tu rutina de cuidado de la piel. La hidratación de la piel no siempre implica el uso de una crema espesa; también puedes usar un gel superligero que dará a tu piel la hidratación que necesita para el día.


Productos relacionados