Cómo conquistar la piel grasosa y los puntos negros

La piel grasosa y los puntos negros suelen ir de la mano y definitivamente no es una unión que quieras para tu rostro. ¿Sufres de ambas cosas? Tenemos recomendaciones para que la aparición de puntos negros, la piel grasosa y los poros dilatados sean cosa del pasado. Sigue leyendo.

¿Qué causa la piel grasosa y los puntos negros?
La piel grasosa es en gran medida hereditaria, pero también puede estar causada por desequilibrios hormonales durante la pubertad o el embarazo.

Según la Asociación Americana de Dermatología, los puntos negros se forman a través de la grasa, las células muertas de la piel y las bacterias que bloquean los poros y causan pequeñas protuberancias llamadas puntos negros. Si un poro obstruido permanece abierto, puede tener un aspecto negro y se denomina punto negro.

Aunque hayas nacido con una piel propensa al acné y a las imperfecciones, eso no significa que no se pueda controlar/resolver. Con la rutina adecuada, puedes frenar la oleosidad excesiva y las imperfecciones que la acompañan.

Entonces, ¿qué rutina debes seguir?
Cuidar la piel es muy importante cuando tienes una piel grasosa y propensa a las imperfecciones. Deberías limpiar tu piel dos veces al día, idealmente con un limpiador suave pero eficaz. Busca ingredientes como el ácido salicílico, que ayuda a eliminar la oleosidad de los poros. Garnier’s Clean + Blackhead Cleansing Gel tiene ácido salicílico y otros ingredientes para eliminar la suciedad y otras partículas que obstruyen los poros. Garnier’s Clean Blackhead Cleansing Gel contiene ingredientes que atraen las impurezas como un imán para ayudar a limpiar los poros. El ácido salicílico mejora la exfoliación de las células de la piel para facilitar la eliminación del exceso de sebo que puede quedar atrapado en los poros.

Acostúmbrate a exfoliar tu piel 2 o 3 veces por semana. La exfoliación es un paso fundamental para eliminar las células muertas de la piel, que contribuyen a la formación de puntos negros. Garnier’s Clean+ Blackhead Eliminating Scrub limpia y exfolia eficazmente, lo que revela una capa de piel perfecta. Después de la limpieza, aplica una crema hidratante sin aceite y no comedogénica para restaurar la hidratación de la piel. Es un mito que la piel grasosa no necesita crema hidratante. Evita las cremas hidratantes espesas que pueden obstruir tus poros. Está bien aplicar de vez en cuando un suero con antioxidantes en la piel antes de aplicar la crema hidratante. Los sueros son productos muy eficaces para el cuidado de la piel, a menudo repletos de antioxidantes, que pueden ayudar a que tu piel luzca radiante.

¿Cómo hay que tratar los puntos negros?
Aunque una buena rutina de limpieza como la descrita anteriormente debería ayudar a reducir la aparición de los puntos negros, es posible que surja algún punto negro ocasional. Utilizar un tónico después de la limpieza puede ser un paso adicional útil, ya que los tónicos eliminan el exceso de oleosidad y las bacterias en las zonas propensas a los puntos negros.

Si los puntos negros más rebeldes se niegan a desaparecer, te recomendamos que acudas a un dermatólogo o a un esteticista para que realice una extracción profesional. Estos profesionales capacitados tienen herramientas especiales que utilizan para forzar la salida de los puntos negros persistentes de los poros.

Puntos extra
Lo más importante que debes saber sobre el cuidado de la piel es que debes encontrar la rutina adecuada para tu tipo de piel. A continuación, se presentan algunos productos que pueden funcionar eficazmente para combatir los puntos negros y ayudar a controlar la piel grasosa.

Aceites limpiadores
Mucha gente piensa que si tienes la piel grasosa debes huir de cualquier tipo de aceite, pero, para algunos, la limpieza con aceite puede ser efectiva, ya que los aceites atraen a otros aceites.

Mascarillas purificadoras
Las mascarillas que contienen barro o arcilla pueden extraer las impurezas de tu piel, lo que puede ayudar a minimizar la apariencia de tus poros. Considera la posibilidad de utilizar uno una vez a la semana para obtener resultados.