4 tipos de mascarillas faciales que necesitas en tu rutina de cuidado de la piel

Las mascarillas son muy eficaces para el cuidado de la piel y cumplen una serie de funciones que benefician al cutis. También son simplemente divertidas: las mascarillas son una forma estupenda de convertir tu noche del viernes en una noche de spa. Según las necesidades de la piel, pueden restaurarla, hidratarla, reforzarla y darle brillo. Te indicamos algunas de las mejores mascarillas que puedes utilizar según el tipo de piel y sus necesidades específicas. A continuación, descubre cuáles son los que mejor se adaptan a tu piel.


1. Mascarilla antioxidante

Los antioxidantes pueden ayudar a combatir el estrés del ambiental, como la contaminación, los gases de escape, el smog y más. Busca mascarillas con antioxidantes como la vitamina C, el té verde o el resveratrol para ayudar a tu piel a combatir el envejecimiento. Aplícalo después de la limpieza durante unos minutos para que se absorba; luego, enjuaga bien y procede con la crema hidratante.


2. Crema de noche

Lo peor de una mascarilla es levantarse después de 15 minutos de deleite zen para lavarse la cara. La buena noticia es que existe un producto que funciona como la mascarilla, excepto que puedes irte a dormir mientras lo llevas puesto. Se llama crema de noche (también conocida como mascarilla nocturna). Se aplica como una crema, pero hidrata como una mascarilla. Aplica la mascarilla como último paso antes de irte a dormir y despiértate con una piel descansada y luminosa. Contiene ingredientes que pueden ayudar a suavizar las líneas de expresión y a hidratar intensamente, todo mientras cuentas ovejas. ¿Estás interesada en probar una crema de noche? Garnier SkinActive Miracle Anti-Fatigue Sleeping Cream combina el poder de hidratación profunda de una mascarilla con la sensación de ligereza de una loción. Contiene aceite esencial de lavanda, ácido hialurónico e hidroxiácidos, que renuevan y reafirman la piel, y hasta reducen la aparición de las arrugas.


3. Mascarilla de láminas

Las mascarillas de láminas son otra tendencia de belleza que está causando furor este año en EE. UU. Son un estandarte en Asia desde hace tiempo y es fácil ver por qué: hidratan, iluminan y refrescan sin el lío de la aplicación habitual de las mascarillas. “El beneficio de las mascarillas de láminas es que una mayor concentración de ingredientes penetra en la piel”, dice la Dra. Diane Madfes, dermatóloga asesora de Garnier. Simplemente ponte una en la cara y relájate durante 20 minutos. Terminarás con una piel más luminosa. ¡También son un agregado magnífico para las selfies! No olvides aplicarte crema hidratante después de usarla para aprovechar aún más los beneficios de la mascarilla e hidratar tu piel.


4. Mascarilla de carbón

Una mascarilla de arcilla hecha con carbón vegetal es una manera fantástica de minimizar la apariencia de los poros, especialmente si tienes una piel muy grasosa. Garnier Clean+ 2-in-1 Pore Purifying Mask está formulada con carbón vegetal para extraer las impurezas como un imán. Intenta utilizarla una o dos veces por semana para eliminar el exceso de oleosidad y restaurar los poros. Deja que repose sobre tu piel durante unos minutos hasta que se seque por completo (no esperes a que se desmorone); luego, retira la mascarilla y sigue con una crema hidratante sin aceites.


Productos relacionados